Chelsea 1979, el lugar donde viven los sueños.

Escrito por: Quique ferrer (RS: @FERRETti)
Fotos por: oscar molero (RS: @SAMM.O)
¿Te imaginas poder visitar un garaje de ensueño junto a un museo del motorsport único ubicado en un concesionario de automóviles deportivos de primer nivel?
Pues esta oportunidad se nos brindó a un grupo de usuarios de RoadStr como parte de la iniciativa solidaria de ayuda contra el Covid19 #DriveAndHelp.
La mayoría de aficionados que tuvimos el privilegio de acudir a esta cita no podíamos imaginar lo que realmente nos esperaba aquella tarde.
Pero las joyas no solamente estaban dentro de este paraíso del motor. Muchos de los roadstrs acudieron al evento a bordo de sus mejores maquinas: Porsches GT3, BMWs M4, Audi R8 V10 Plus, Lotus Esprit Turbo… La fiesta no había hecho más que empezar.

Tuvimos el honor de contar como anfitrión de la visita, con el alma mater y creador de este proyecto: Eduardo Costabal, tenaz empresario chileno y apasionado gentleman driver.

Lo primero con lo que nos pudimos deleitar, fue con la exposición de los vehículos McLaren de la que hace gala el concesionario de la marca británica en Barcelona. Nos sorprendió la cantidad y variedad de modelos y versiones allí expuestas: varios GT Coupé, 600 LT,  570S, Senna GTR, P1… una auténtica locura.

Nuestros móviles comenzaban a gastar batería de manera insaciable tomando instantáneas y vídeos de los de guardar.
Tras este primer plato fuerte nos dirigimos al garaje Chelsea 1979, al que se accedía bajando a un sotano, como si del garaje privado de un acaudalado coleccionista se tratara.
Impresionaba ver el estado inmaculado que presentaban las históricas unidades que teníamos delante nuestra, así como la rareza de algunas de ellas,. Pudiendo destacar un Lancia Delta S4 Stradale del que se fabricaron solamente 87 unidades, y de las que se conservan a día de hoy solamente una decena en todo el mundo. O el Mercedes 190 2.3 16 válvulas que a priori no presentaba nada especial, salvo su magnífico estado de conservación, hasta que Eduardo nos contó que había participado en la mítica carrera de leyendas con la que en 1984 se inauguró el circuito nuevo de Nurburgring, y que ganó un jovencísimo Ayrton Senna ante consagradas leyendas de la F1.
Allí pudimos contemplar y seguir consumiendo las reservas de nuestros smartphones ante la belleza y singularidad de los clásicos que atesoraba este reservado espacio.
Cabe destacar que todas y cada una de las piezas que forman parte de la colección Chelsea 1979 se encuentran a la venta.
Tras este festín de belleza, aún nos esperaba el Museo Chelsea 1979, que a la postre, resultaría ser mucho más que la guinda del pastel, y que nos dejaría un extraordinario sabor de boca en la última parte de nuestra visita.
Este museo alberga una colección, única en el mundo, de monos de competición de todos los campeones de las dos máximas categorías del automovilismo y el motociclismo. Nos pareció increíble tener ante nosotros todas estas legendarias indumentarias. 

No pudimos dejar de emocionarnos al ver dos rincones del museo muy especiales: la vitrina dedicada al malogrado Michael Schumacher y la que rinde culto al mítico y venerado Ayrton Senna.

Sin duda se trató de una visita que jamás olvidaremos y de la que guardaremos siempre un muy grato e inspirador recuerdo.

Agradecemos a Chelsea 1979 su implicación y colaboración en #DriveAndHelp.

Unete a la comunidad RoadStr

Descarga la APP

Posts Relacionados