Cómo sobrevivir a la mordedura de un Cobra

535 caballos de fuerza.

ESCRITO POR: Cristo Constantino (RS: @silentcartographer)

FOTOS POR: Pablo Bayo (RS: @airmadrid)

Algunas personas compran los coches de sus sueño, pero Ruark Dreher (RS: @sp03332) tenía que montarlo. Para alguien no experto, el coche de Ruark sólo se ve exactamente como 1 de los 27 Shelby Cobra 427 S/C del 65, pero su réplica, un Superformance Mark III 2017 va mucho más allá.

Ruark es un aficionado al Cobra por los cuatro costados ya que es el coche que despertó su obsesión por los coches. Después de montar en un Shelby original a los 18 años de edad, sabía que el Cobra estaba hecho para el… el día llegaría. «A la gente le gusta verlo porque es diferente y es un icono clásico», explicó Ruark. «La gente mayor sabe exactamente lo que es, pero la mayoría de la gente joven disfruta mucho viéndolo porque es algo peculiar.

Descubrió un fabricante con sede en Irvine, CA llamado Superformance, 15 años antes de comprar el coche, el único que fabrica chasis réplica del Cobra con licencia oficial de Shelby America, por lo que sabía que esto podría ser casi tan bueno como el verdadero McCoy. «El año pasado finalmente tuve la oportunidad de conseguir el coche… y en lugar de comprar un coche usado, decidí que quería hacerlo a mi gusto.

Para elegir la configuración del Cobra de sus sueños Ruark dejó a un lado su PC y cogió el mando de la Xbox, y arrancó el «Forza Motorsport 6» para probar diferentes combinaciones de colores en un Shelby Cobra virtual. Se decidió por el Shelby Navy Blue con rayas en Viper Steel Gray inspiradas en las las carreras de Le Mans así como unas resultonas rayas en Rojo Monza. Después de pedir el coche en Hillbank Motor Sports, el distribuidor principal de Superformance, Ruark contrató los servicios de Voss Performance en Anaheim, California, para darle más vida a su nuevo proyecto. Voss instaló un motor Ford Performance de 7 litros cuidadosamente elegido y Tremec montó una transmisión manual de cinco velocidades TKO-600, así como una dirección asistida y e inyección electrónica de combustible, lo que Ruark denomina «un toque conveniente de mecánica moderna La serpiente Franken actualmente escupe 535 caballos de fuerza.

En el lapso de un año, Ruark ha realizado 6,000 millas en su coche, atronando los alrededores de Santa Mónica y las montañas de San Gabriel siempre que puede. «Con esa corta distancia entre ejes y esa potencia, es toda una bestia», explica. «Si no te controlas, el coche se te va y puedes verte en apuros Para conducir una máquina así, tienes que tenerla respeto.

Uno de los aspectos que Ruark disfruta más con su Cobra son los eventos del motor a los que lo lleva. Asistió al festival y tributo a Carroll Shelby por primera vez este año y ganó un premio en la categoría Cobra, quedando por delante de un par de ejemplares originales. Pero no se dedica a ir a eventos de Shelby, sino que también le puedes encontrar en eventos como Piazza Gran Turismo en Thousand Oaks o a Malibu Cars & Coffee en el Malibu Bluffs Park , captando muchas miradas junto a algunos propietarios de Ferrari. Irónicamente, sueña con algún día conseguir un Ferrari 308 o un Dino 246 GT.

Pero no os confundáis, Ruark sigue siendo leal a su primer amor, nº de chasis SP03332, el cual siempre lleva con orgullo en su manga dondequiera que vaya.

Conecta con Ruark en RoadStr (RS: @sp03332)